Amikeco

<< volver

Aspectos generales del tratamiento

Partimos de la comprensión de la violencia como proceso dinámico y su inserción en la historia personal del sujeto. Buscamos que cada persona comprenda “su” historia de violencia, tome conciencia y compromiso y adquiera la capacitación necesaria para superarlo.

Desde un primer momento se da importancia al proceso. En ese proceso la persona descubre los mecanismos de defensa y de adaptación que ha ido elaborando en el curso de su existencia. El terapeuta es un “co-descubridor” profesional, que atestigua, dando seguridad en las diversas expediciones en el seno de los espacios interiores de la persona. En esta expedición, la responsabilidad queda repartida entre el terapeuta y la persona, la persona no es un objeto pasivo que recibe cuidados, sino que escoge activamente su propio camino entre varias alternativas. El sujeto, se motiva o no, entonces, para el cambio.

Existen tres fases diferenciadas dentro de este proceso: un primer momento de reconstrucción personal (relectura de su historia personal), un segundo momento de adquisición de capacidades y una tercera fase de compromiso por el cambio.